▬A line allows a progress, a circle does not. ○

12.6.10

Como empezar a hacer un descargo?
Podria simplemente seguir presionando las teclas con las yemas de mis dedos sin parar, tratando de lograr algo coherente bajo el ruido blanco qe escucho desde mi lugar, tan solo iluminada por el palido haz de destellos de se desprenden del monitor de mi pC.
Seria muy vulgar hacer eso.
Simplemente busco contarlo por completo, necesito liberarme del fantasma.
Desde qe me desperte hoy, entre dolores de cabeza y estomago, esforzandome por sonreir cuando en realidad las lagrimas corrompian abruptamente mi mirada, necesito un abrazo.
Un abrazo calido, profundo, contenedor, consolador.
Un abrazo qe me diga "ya esta mar, ya paso todo".
Un abrazo... Puede simbolizar una tregua, una tregua con la vida y con los malos momentos qe debemos pasar.
Seria como izar una bandera blanca clamando paz para ambos bandos, viendo niños corriendo y gritando "detengan la guerra! Se acabo, se acabo!"
No hay paz, solo mate.
Mate tras mate, mi alma qeria desmembrarse en llanto y contar todo lo sucedido la ultima noche, pero era completamente imposible, no estaba en el confesionario de un reallity show.
Qe me lleva a esto? A semejante dolor?
Tal vez para algunos sea una estupidez, pero lo voy a relatar igual y no voy a censurar mi vocabulario.
Ayer.. Pense toda la mañana y tarde qe ponerme.
A la noche iba a ser el cumpleaños de mi mejor amigo de hace muchos años, y necesitaba con URGENCIA saber qe iba a ponerme.
No importa, lo decidi, me cambie 32 veces.
-Mama, acabo de hablar con bel qe me dijo qe me pasa a buscar a eso de las diez y pico para ir a lo de Elian, anda a cenar tranqi...
-Bueno bueno qerida, me voy, te dejo plata.
-gracias
el "me pasa a buscar" significa "espero a qe venga belen, y nos tomamos un taxi para ir a lo de elian a ponernos en pedo antes de una fiesta loca de electronica."
Claro qe las cosas entre nosotras jamas se dan como las planeamos y mucho menos puntualmente.
Yo estaba nerviosa, y no qeria llegar mas tarde de las 22.30, pero ya eran las 23.30 y mi amiga me estaba texteando qe pasara a buscarla directamente en un taxi.
-Radiotaxi buenas noches
-Un coche por favor.
-Ya te lo pido.
...
-Espere un minuto qe buso a mi amiga, no me atiende el telefono.
Pasamos por una estacion de servicio a comprar cigarrillos, el hombre qe atendia escucho mis qejas sobre el viento contra mi pelo excesivamente arreglado y me hizo burla diciendome qe estaba fea.
Me lo tome tan bien... estaba tan ilusionada.
-La mejor noche.
-Si, mal, hoy desconchamos.
Llegamos, hasta donde se hunden los tacos de los pesados zapatos de mujer de temporada, y tiritando bajo un abrigo imaginario comenzamos a gritar para qe nos abrieran,
Entramos, todo normal... Copas van, copas vienen. Bah... "copas" = vasos descartables, qe importa?
Todo venia muy bien, muy bien.
Baile, hable con todo el mundo, hasta pase por determinadas situaciones muy graciosas (o qe me causaban debido a mi estado de alegria o semi ebriedad).
Llego el trencito, llegaron sus luces y su fulgor. Llego su musica fuerte, y tambien llego la hora de recolectar la mayor cantidad de alcohol embotellado qe pudieramos para llevar a bordo.
Fondo del tren, con un atado y un encendedor enganchado penosamente en el strapless negro y montada a mis tacos sin plataforma, se me podia ver gritando, pegada contra los caños, qe parecian estar por desprenderse.
Fue un viaje largo, no solo con camino recorrido, sino un viaje casi de ida y sin vuelta.
Vodka puro, gancia, cosa rara de la botella de mi nuevo mejor amigo...
Emotividad, abrazos, declaraciones, confesiones, palabras... Todo llevado por el aire humedo y aspero de la madrugada.
Casi me qedo sin voz de todo lo qe grite.
Llegando a la bianca club, donde iba a hacerse la fiesta, habia un badén.
No se cómo ni por qe, pero de buenas a primeras vi como mi zapato rodaba por la parte trasera del tren, para saltear un par de escalones y morir tirado en la calle.
Ni siqiera grite, mire como nos alejabamos, resignada pero no amargada, tal vez no caia en conciencia de lo qe podia significar...
Alma generosa qe resurgio de mi lado:
-Yo te acompaño a buscarlo ahora cuando nos bajamos
-En serio? Pero no se donde qedo!
-Yo si, es aca nomas, no te preocues
-Gracias! Sos mas bueno, nadie lo hubiera hecho.
Asi, con el pobre coloqio qe podia manejar en ese momento, ni siqiera expliqe mi situacion, me puse las zapatillas de emergencia qe traia en la cartera (porqe pensaba bailar toda la noche hasta qe me dolieran los pies), y emprendi un viaje de unas dos o tres cuadras rodeando el Carrefour con un personaje muy particular.
Viste cuando sentis esa empatia ebria? En la qe ves un pajarito en un arbol, o las ruedas de los autos, y decis "no! mira..." y el otro te contesta "uh!" y te sentiste comprendido?
Algo asi experimente en el camino de vuelta.
Llegue entusiasmada, me acerqe a la puerta sola con el alma rescatista, cuando me pidieron mi documento.
Le di el pasaporte al chabon, debo reconocer qe mi estado no era de pura frescura, y obviamente estaba trucado, asiqe me rebotaron. En su momento no me senti ni siqiera humillada... No me importaba nada, gracias a Dios.
El alma se alejo preguntandome si podia hacer algo. Le dije qe buscara a Elian para ver si me podia hacer pasar... Tenia preventa, todo.
Cuando se mezclo con las luces verdes qe alumbraban solamente el techo y desaparecio, me percate de qe habia alguien mas qe no habia podido entrar, en este caso debido a su... borrachera.
Conversamos, y dimos unas vueltas para intentar ver si habia algun agujero en las rejas por donde pudieramos colarnos, estabamos completamente solas, todos los demas habian pasado y se estaban divirtiendo.
Volvimos al punto de partida...
Sin recoradr como, me vi detras, en el estacionamiento, refugiada con una tierna adolecente qe casualmente es una de mis amigas detras de un palio nuevo rojo polarizado.
Las piedritas del parking me estaban matando, pero estaba como anesteciada, no sentia nada, y solo podia preocuparme por mi compañera qe estaba deshaciendose delante de mis ojos en liqidos espesos y regurgitaciones.
-Veni, vos venis de adentro no?
-Si
-Escucha, yo no pude entrar, pero haceme caso: entra y toma agua en el baño. Ahi estan todos los chicos y te van a poder cuidar, yo no tengo nada para darte aca y vas a estar peor
-No qiero entrar, qiero qedarme afuera.
Mi impotencia todavia no habia sido sembrada, ya qe yo creia qe todo iba a estar bien.
En una de esas logre convencerla de qe intentara entrar para salvarse de su situacion, y cuando alcanzamos la puerta vi como mi otra amiga estaba al borde del desmayo.
Con los ojos abiertos y cerrados, desbalanceada, hamacandose en el aire infinito, venia ella.
La atrape literalmente; luego de deslizarse como sobre patines por el piso flotando, cayo sobre la piedra como un yunqe, y entre las piedrecitas y el yunqe estaba yo con mi mejor cara.
Una contra un arbol, la otra contra un vayado de madera estilo country de USA.
Una se me desmayaba en el suelo, dejando qe su cara y cabello hiciera contacto con el barro y el pasto.
La otra, lloraba histerica y gritaba como encerrada cosas por las qe no debia gritar ya qe todo estaba bien.
Mientras intentaba calmar su ira hambrienta, lo unico qe lograba era qe llorara mas fuerte y agitara las manos como golpeandome; a la par, yo alzaba tambien el volumen de mis ladridos.
No se si lo mas dificil era mantener una discusion completamente absurda o tocar a la otra con mi mano y samarrearla para qe se despertara, o ambas, puesto qe cada vez qe dejaba de discutir dos segundos para atender al otro ser qe estaba alli, se qedaba callada, su cabeza se tiraba bruscamente para atras y se dormia.
Hacia un rato qeria llorar.
Estaba sola, en la entrada de una fiesta a la cual moria por entrar... Pero no era lo peor.
Cuando digo qe estaba sola era tal; completamente sola. Ninguno de los otros qe fueron con nosotras estaba cerca. Todos habian hecho su vida ingresando al club, y nadie conocia nuestro paradero.
Una ola de debilidad me golpeaba la cara. Eran como gotitas qe se desparramaban por mi frente, y se formaban frente a mis ojos mientras veia como me gritaba una y como se dormia tirada calamitosamente otra.
No lo podia creer, eran lagrimas.
Las desgraciadas siguieron presas de mi mirada por mucho tiempo; no era el momento adecuado para darles libertad codicional, las malditas jamas regresan, y todavia no tenia ninguna solucion-
Creo qe si no hubiera sido por el click magico, hubiera seguido toda la noche haciendo lo mismo, sarandeando y discutiendo.
-Flaca, qeres qe te ayude?
Alce la vista.
Medio zaparrastroso, campera negra de cuero era eso? Bajando de una moto bastante grande (o tal vez mi borrachera la hacia parecer mas grande).
Se estaciono delante de mi un hombre crecido, con un par de canas, medio barbudo, y reconoci en el a uno de los flacos djs qe iban a estar mas tarde en las consolas.
Claro qe en el momento no percibi eso, para ser honesta, vi a un viejito mal vestido cuyas intenciones malinterprete, pensando qe tal vez intentaria algo raro, o qe estaba peor qe mis dos amigas juntas.
Por suerte me reserve el derecho de dar opiniones, y deje qe actuara.
De cuclillas, preguntandome si qeria qe llamara a una ambulancia, menee dos veces la cabeza y le agradeci.
Ya hacia mucho tiempo qe estaba alli, y mi celular sonaba incansablemente.
Mire.
Era un mesaje.
Viste cuando decis "esto es en serio?"
Eso es lo qe digo hoy. Anoche no entendia nada, solo vi algo qe me toco el fondo del alma, e intente responder, pero tenia a mis dos amigas prendidas una de cada brazo cuales petalos furiosos luchando contra el viento.
Me contuve prudentemente, luego de haber dado varios cachetazos tratando de qe reaccionaran, y consiguiendo un cero por respuesta.
Llego uno de los patovicas a mi socorro cuando vio mis variados intentos fallidos por alzar a mis amigas conmigo en el medio como sosten.
No sabia qe hacia; no sabia a donde iba a ir, ni qe hacer, pero me propuse levantarlas del suelo.
Tras qe carezco de fuerza, estaba desbastada... Qisiera poder tipear qe un Hercules salio de mi, pero seria mentirles, y cai al suelo inutil con mis dos petalos.
Generosamente el hombre de la moto, ayudado del patova, pusieron en pie a una de mis amigas, mientras yo lidiaba con la de la discusion incoherente.
Fuimos hasta el camino, donde vi un taxi, y no tuve mejor idea qe meternos a las tres ahi.
Empuje, porqe no me dejaban lugar; se me estaban qedando dormidas en el aire, sobre la nada.
No tenia mucho dinero, lo habia gastado todo en alcohol y en taxis interminables... Y no sabia si mis amigas tenian algo, pero habia qe actuar.
Una vez las tres ahi, pregunte la direccin de la cual cuya familia me desconoce.
Mugio algo parecido a un 138 y 72, lo traduje a los numeros reales y emprendimos viaje.
Sinceramente no era justo el taxi qe preferia; desde afuera antes de subir observe qe era un señor mayor, canoso, cuyo estricto rictus me transmitia mas qe amargura, y yo pretendia encontrar a alguien "macanudo" para qe me ayudara con las penas con las qe cargaba, o, yendo al grano, qe me permitiera pagarle lo qe faltara al dia siguiente.
Ibamos por camino centenario, cuando no soportaba mas.
Ya habia contestado un par de mensajes; necesitaba qe mi esperanza se nutriera, solo alguien qe me dijera "no te preocupes Mar, lo vamos a superar, ya se va a terminar", pero no recibi respuesta, y poco a poco me fui entregando, hasta qe comence a llorar freneticamente.
Recuerdo haber estado mirando por la ventana hacia el "puente" qe da al antiguo orfanato, actual conservatorio de musica, y haber visto el marcador del dinero del taxi aumentando, mientras lloraba sin cesar.
No recuerdo cuan mal se sentia tener todas mis lagrimas pegadas; ni siqiera tenia el frio qe deja aqella humedad mientras va cayendo, pero sí recuerdo uno de mis pensamientos.
"Flaco, por favor, dame fuerzas. Te necesito... No me dejes sola. No se qé hacer, dame un aliento".
Asi oraban mis pensamientos atravesando el paisaje de cemento y faroles, pero no encontraba lo qe buscaba.
Apenas comprendia por qe lloraba.
Mis dos amigas venian reposando sobre mi, completamente desmayadas, y yo me miraba en el retrovisor con los ojos vacios.
No entendia por qe estaba llorando, pero era una mezcla de "mis papas no me qieren" con amargores obtenidos del diario vivir en las penumbras.
Sentia esa soledad qe da terribles escalofrios.
Estaba completamente helada, y sin embargo no reaccionaba al frio.
Estaba llena de heridas y hematomas, producto de las multiples caidas sobre mi y los rasguños de la discusion sin sentido, pero no sentia nada de dolor.
Solo tenia mi voz interna deseando sentir qe vibrara mi celular en señal de respuesta.
Sola. Sola, me sentia sola. Muy sola.
Nunca habia pasado por algo similar a aqello, y cuando digo en un mensaje "estoy pasando por una experiencia horrible" lo digo en serio.
De todos modos no puedo reprochar eso, ya qe dije demasiadas cosas cuyas ideas se, pero desconozco las palabras con las qe las exprese.
Me deje llevar por mi corazon dolorido al palo, dije muchisimas muchisimas cosas... Y no me arrepiento.
Creo qe me es imposible expresar con palabras el frio y el desamparo por el qe transite... asiqe voy a pasar a lo qe sigue.
Primera parada: se bajo del coche sola, y le indiqe al chofer qe esperara hasta qe entrara a su casa porqe habia qe ser cautelosos, pero con una seña mientras buscaba sus llaves me pidio qe me fuera, asiqe dije "sigamos".
Tire como al vacio la direccion de mi otra amiga, qe tenia completamente recostada sobre mi regaso.
Las lagrimas seguian brotando como batallones de soldados, como balas disparadas a la nada.
Segui escribiendo mensajes y enviandolos a su destinatario, pero lamentablemente los borre y no se con toda certeza qe decian exactamente. Solo cosas como "pienso en vos", o "te qiero".
Al llegar, comence con la segunda fase critica de la noche: la cuenta del dinero.
Me faltaban tan solo 5 pesos para abonar. No es ironico?
Ayude a mi amiga a bajar del coche, la lleve ante la puerta de su casa, toqe timbre y me prepare.
Iba a tener qe dar alguna explicacion; su familia la habia depositado en mis manos como todos los fines de semana, yo habia dicho qe volveriamos con mi viejo, y en vez de todo eso estaba empapada en llanto negro de rimel, con ella colgando de mi.
Enfilo por el pasillito cuando la puerta se abrio, apenas recibio sermones.
Me despedi, y volvi al taxi para buscar mis cosas y decirle al señor qe me faltaban 5 pesos.
-Mire... me faltan 5 p nada mas, puedo dejarle por favor el numero y direccion de mi casa y mañana pasa ala hora qe qiera?
-No no qerida mira yo trabajo al costo en el momento...
Y sin dejarlo terminar, ante su falta de solidaridad (eran 5 pesos! Ni siqiera, 4 con algo) le dije secamente y con tono sombrio "esta bien".
Me baje, y todavia no comprendo como fue qe me dio la cara.
Toqe nuevamente el timbre, y salio la madre de mi amiga.
-Pasa Mar, qe paso?
-Me faltan 5 pesos para pagar el coche hasta aca...
...
-Por qe lloras qerida? Estas bien? Qe paso? Es por Belen?
-No... No... es qe me asuste mucho, no sabia qe hacer, y ahora estoy aca, disculpeme, por favor...
Me vi parada frente al auto nuevamente, no se como, dandole lo qe faltaba.
De repente, levanto la vista para encontrar mi miseria, qe antes era un rostro, y seguido de mi "bueno me voy" lanzo un "por donde vivis?"
-A diez cuadras de aca... Voy a ir caminando.
-No, no, subite qe te llevo. Entra por la otra puerta y ponete en cuclillas asi el sensor del asiento no te capta.
-Muchas gracas.
Yo seguia llorando, no pare de llorar ni un instante, y no comprendo como fue posible.
Llegamos a la esqina paralela a la cuadra de mi casa, y antes de qe pudiera seguir agradeciendo:
-Ei, por qe lloras?
Mas lagrmas comenzaron a escaparseme, no podia explicar qe era lo qe me sucedia, pero comence a hablar desmedidamente.
Saqe a la luz nocturna muchas cosas qe ni siqiera imaginaba qe me pasaban... Estuve por lo menos media hora hablando y sollozando... Escuchando consejos utiles tal vez...
No podia borrarlo de mi mente al qe habia sido un intento de propulsor a mitad de viaje, pero en ese momento habia una preocupacion mucho mayor en mi; qe qeria este misterioso señor a cambio?
Primero se habia mostrado recio y silencioso, y de repente habia saltado su lado humano.
A su vez, yo estaba en cuclillas en el suelo de los asientos traseros, y el habia rotado completamente; lo tenia a centimetros.
No es qe yo habia permanecido inconciente de esa situacion y cai de la nada; lo venia observando desde qe subi sola, y me preocupaba.
Cuando termino de hablarme, se saco los anteojos, y ahi mi desesperacion comenzo a agitarse.
Mi inqieta mente pensaba estrategias para huir ante la mas minima señal de lo qe fuera.
-Sos una piba muy linda, muy bonita. No te va a pasar nada, sabes qe eso no es la solucion. Empeza a preocuparte por vos, no por los demas. Dame un beso y un abrazo y anda a dormir a tu casa.
Me abrazo, y lo interprete como algo paternar, milagrosamente.
Aunqe hubiera tenido el mejor diccionario, no habria podido idear una frase de agradecimiento, ni me hubiera alcanzado, pero luego del abrazo me baje del auto con la cartera entre manos y mis lagrimas cayendo y marcando mi camino.
Cace las llaves de la puerta de calle, subi pretendiendo hacerlo de un modo sigiloso, me saqe las lentes de contacto e impacte ruidosamente contra mi cama.
La desesperacion me hacia seguir llorando.
La tristeza, el vacio, la soledad...
Mensaje tras mensaje, iba revelando mas y mas cosas qe tenia tan guardadas qe ni yo podia ver... Y termine por arrebatarme y abrir la carpeta de fotos del celular.
Sin saber qe estaba haciendo en realidad buscaba alguna de sus viejas fotos, qe encontre y puse de fondo de pantalla.
Luego de eso, me abrace muy fuerte a la almohada para llorar, y no recuerdo mas nada. Me dormi.
Un tsunami de decepcion recorre mi espina todavia...
Qiero creer qe fue todo una pesadilla, qe yo no estaba ahi, qe era solo un mal sueño de anoche. Pero aparentemente no es asi.
Aun asi todas las historias tienen un final "feliz"; por estar triste me gane una pulsera de Tiffany & Co.
Para qe miera me sirve si mi alma esta rota igual?
Para nada, para mirarla.
Cambio y fuera

1 comentario:

maac angelani dijo...

wow quiero detalles de los del taxi porque me lo dijiste pero no llegaste acontarme casi nada jaja