▬A line allows a progress, a circle does not. ○

18.4.11

Ensayando viejas

El viernes tuve la grata oportunidad de cumplir con los planes establecidos (no es muy fácil para mí… siempre algo los anula automáticamente, sin pedirme permiso... simplemente los destruye) y logré ir al BAFICI.
En esta ocasión van a quedar excluidos los detalles que todos quieren saber (tales como quién fue conmigo, curiosidades viajeras, el trayecto en subte, qué comí, qué compré, qué miré, cuántas veces tosí, cuánto gasté, cuántas veces fui al baño, qué canciones canté, qué café tomé en Starbucks, etc, etc, etc) ya que lo primero a lo que quiero trasladarlos es a una situación muy peculiar, ocurrida al finalizar la película.
Volviendo al tema que nos incumbía, voy a tratar de armar una breve sinopsis de esta película titulada "Hoy no tuve miedo". Voy a tratarlo y no a hacerlo por el simple hecho de que (a mi criterio) fue una película tan buena, tan independiente, que se construía exclusivamente entre el espectador y las imágenes. La mente del director no encasilló las interpretaciones y no marcó un solo camino lineal para el desarrollo de la película (como pasa en la mayoría de ellas, que son exposiciones de hechos relacionados, aislados y cuyo significado no puede cambiarse por las barreras establecidas). Por eso me pareció genial el director (que no pasaba los 27 años)
Quiero hacer esto del modo más claro posible, es decir, la descripción de lo que podrían ser los "hechos" de la película, con el fin de que luego comprendan mejor mis observaciones.
Sin más preámbulos, la película estaba dividida en dos partes. La primera mostraba la vida de tres chicas en un pueblo. Dos eran hermanas, y la otra era amiga. Una de las hermanas era costurera (María), la otra cuidaba niños (Ara) y la amiga (Belén) no hacia nada en particular, pero vivía acompañada por una perra.
Así, sin mucho dialogo, lo principal (para mí) era que  la imagen del padre de las hermanas aparecía implícitamente en varios momentos: no aparecía él en cuestión, sino su recuerdo, sus fotos, se hacía mención de él, y como se hacía con nostalgia lo di por muerto.
Ara encuentra en una feria americana una campera de hombre, que ella ve como la de su padre, la compra y le pide a María que la repare.
María, a su vez, estaba ocupada en un vestido encargado para una fiesta (de esas grandes de pueblo), pero sobre el final de la primera parte reflexiona y la arregla.
Luego de muchos otros hechos, ambas hermanas van a visitar a un padre solo, ausente, medio desprolijo, barbudo y fumador.
Paralelamente a esto, hay una sucesión de imágenes y momentos de las tres mujeres esperando algo, en silencio, contemplando el paisaje... Las tres insinúan soledad, y muestran distintos modos de tomarla y sobrellevarla (mediante la nostalgia, el stress, el silencio total, la ignorancia...)
En la segunda parte se muestra una reunión de las tres chicas y un grupo de jóvenes. A esta concurre un tipo (claramente gay) que tiraba las cartas del Tarot, y les va anunciando sus futuros. Pero después cambia el foco de atención, ya que esta parte está orientada a un momento en la vida de un par de personas: una mujer adulta que es llevada al psiquiatra, dos chicos que empiezan a trabajar (más o menos como obreros) y un padre callado, a veces lastimado, que fuma mucho y sonríe.
Resumir más no tendría sentido, y seguir contando tampoco, porque según quién ve la película varia la interpretación de cada hecho, y si y siguiera contando más cosas simplemente estarían viendo cómo se relaciona para mi con hechos que yo conozco  o que yo experimenté.
La cuestión polémica de esto (y el por qué de este ensayo) fue que al terminar la proyección, el director se paró frente a la sala llena y con un micrófono recibió críticas y contestó preguntas.
Hubo de todo, como es esperado, hasta que llego el momento de una señora que se moría por hablar (mientras los demás hablaban en el micrófono ella se agitaba en su asiento, saltando con la mano en alzas, como si tuviera más derecho a ser escuchada o algo así). Cuando finalmente le cedieron la palabra, comenzó su discurso del siguiente modo: "creo que voy a ser la única que tenga los huevos para decir esto..."
A mal comienzo, no puede haber buen fin (sé que la obra es "A buen comienzo no hay mal fin", pero esto fue totalmente al revés).
Su crítica era absurda. Solo se la pasó hablando de que ella veía como 30 películas cada BAFICI, y que había visto una película anteriormente y sí le había gustado, pero que esta no, ya que no quedaba nada claro, ya que no encontraba relación entre el título y los hechos, ya que según ella no estaba bien guionada (a lo que un hombre gritó "lo que pasa es vos no sos directora de cine") y dijo de modo muy grosero "...en el medio de la película me aburrí tanto que me paré, tomé algo y volví..."
El director se limitó a decirle que aceptaba su critica, que los espectadores no siempre logran formar una conexión con la película y los personajes, y que no estaba mal, pero mientras terminaba su frase la vieja comenzó a citar autores y directores, tratando de mostrar a los gritos que se consideraba una gran conocedora sobre cine. El chico, con su sweater azul y su bandolera, la cortó y le dijo "está bien, si quiere seguimos charlando después, pero mejor dejemos que los otros también tengan la oportunidad de manifestar su opinión".Y así le quitaron el micrófono a esa desagradable y maleducada señora.
Finalmente, mi descarga de ira (ahora controlada, casi con pastillas): yo no comprendo por qué vas a ver cine independiente si buscás que todo esté explicito y marcado. Si esperas que el titulo de la película sea lo único que repiten los personajes (como las canciones en sus estribillos), si queres ver nexos claros entre cada parte, si necesitas que te expliquen todo, todo, TODO y queres el por qué de cualquier cosa, cerrando tu mente y dejándote sin posibilidad de pensar y de sacar tus propias conclusiones para ver cómo te llega  la película a vos, andá a ver una película de USA.
No digo que sean ni malas ni buenas. Ambos géneros pueden ser buenos y malos, pero nunca hay que olvidarse que son diferentes, y que hay en el cine independiente, un gran porcentaje de posibilidades de encontrar las cosas más confusas a simple vista, mientras que las películas de USA son hechos determinados, y punto.
No entiendo el afán de la gente por querer estar presente, de ser observador de todo, de opinar y hablar, y no decir nada.
Es todo por figurar?
De todos modos, volviendo al tema, si el director estaba ahí era para recibir críticas, bien. Pero creo que si vas a hacer una crítica (o un buen comentario) debes hacerlo de un modo más... o... menos... Cómo explicarlo?
Educado, propio, inteligente, moderado, claro, respetuoso, decoroso... son un par de adjetivos que podríamos utilizar, seguidos de un par de apreciaciones más como:
Utilizando el vocabulario en su amplitud de modo adecuado, con un tono de voz pacifico, sin gritar como un incivilizado de cancha, sin hacer gestos groseros, sin creerse el Dios del cine...
Qué se yo... en estos momentos toma el control mi enano fascista (TODOS tenemos uno, aunque se enojen, aunque pataleen, aunque digan que no, todo el mundo tiene un prejuicio, y ese es el enano fascista) y me hace preguntarme por qué este tipo de personas va a las funciones de películas de cine independiente.
Si queres tiros, comedias románticas y sexo explicito, para qué vas a ver cine independiente?
Lo que hace GH, la pucha…

2 comentarios:

Ave dijo...

ajja es que así como se lee para decir que se ha leído, se miran películas para hablar de eso después y quedar como "under", lo mismo que intentó la señora

parece que ella quería ver una tipo "se los comió a todos" en los simpson, y se enojó al encontrar algo un poco más complejo
no vayas más a estarbacs, se te va a caer el pelo

Desfachatada Electro dijo...

si, es verdad, no se me habia ocurrido pensarlo asi.
conozco bastante gente que hace esas cosas, es bastante infantil, pero bueno... es la vida
jaja se me va a caer el pelo?
yo queria disfrutar un poco más lo que durara el capitalismo